Egoístas.

Soy y somos egoístas con los demás. Que levante la mano quien haya mentido alguna vez. Todos hemos mentido o, por decirlo de alguna manera, ocultado información. Yo tengo muchos secretos y he mentido a muchas personas pero eso no significa que me guste mentir sino que, a veces, pienso que es mejor la mentira a la verdad. ¿Pero me gusta que me oculten información? No, claro que no y me enfada descubrir que lo han hecho pero no debería cuando he sido la primera en mentir. Pues así somos, no queremos verdades a medias pero tampoco damos verdades completas…
Fui quien tiró la primera piedra y él sin saberlo. Acabé rodeada de otros brazos, con besos de otro sabor y calor que no llevaba su nombre y él sin saberlo. Lo único que sabía era que iba con unos amigos y amigas hacia la casa de uno de ellos que estaba apartada de la ciudad. Le escribí para decirle que no sabía hacia dónde íbamos y que quizá tendría que avisarle para que viniera a buscarme. ¿De verdad fui tan cruel? Iba a donde sabía que algo iba a pasar y le dije que luego viniese a por mí. Fui estúpida pero fue al comienzo de todo. Él lo ha hecho ahora, el ocultar información, digo. No sé si habrá habido algo más pero esa noche habíamos quedado y canceló nuestra cita. Entonces, mientras yo estaba dormida sin ser abrazada, él estaba en el pueblo de al lado de fiesta sin decir nada. A pesar de que lo mío fue peor, él sabía dónde estaba yo.

Pero soy una estúpida porque sé que si volviera mi pequeño demonio del pasado sólo con mirarme a los ojos ya me haría temblar y difuminaría su nombre. ¿Me acordaría de él cuando mi demonio se pusiera delante? Honestamente, creo que no. Puede ser que al principio vaguee su nombre por mi mente y me hiciera dudar pensando si llegará a compensar. Mis diablillos del pasado son muy fuertes y capaces de desmoronar toda mi vida con tan solo una palabra y así borran cualquier nombre que me esté rondando por la cabeza. Y él aún no ha conseguido agarrarse fuerte a mí como para conseguir quitarme un poco la ceguera que mantengo con ellos.
Así que haciendo pequeños cálculos me doy cuenta de que soy muy egoísta al enfadarme cuando supe que estuvo de fiesta en vez de viéndome y de ponerme celosa al darme cuenta de que mi sexto sentido me dice que volverá con su ex diablilla una vez vuelvan a verse. ¿Por qué soy así? No quiero ser egoísta, quiero dejar que las cosas pasen y no adelantarme a cada movimiento. Soy yo la que ha vuelto a escribirle a su ex diablo y necesita de un abrazo suyo. Tambien necesito escuchar su risa y su voz, mirar sus ojos y apretar sus manos… ¿Y me enfada el pensar que volvería con ella? Pero si no me ha dado motivos, por qué sigo insegura. Por qué jugamos a ser videntes, por qué nos jode lo que nosotros mismos hacemos, por qué somos así de egoístas con los demás…

Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s